Buscar
  • Kabbalah Society

En memoria de nuestro querido Maestro Z´ev ben Shimon Halevi (1933-2020)

Z´ev ben Shimon Halevi, también conocido como Warren Kenton, murió el 21 de septiembre del 2020 a la edad de 87 años. Un hombre de sabiduría, de gran envergadura espiritual y naturaleza práctica aunada a un gran sentido del humor. Dedicó toda su vida a estudiar y clarificar la Tradición de la Kabbalah en términos contemporáneos.


Nació dentro de una familia judía tradicional el 8 de enero de 1933. Pasó la mayoría de su niñez en un área de hermosos bosques alrededor de High Wycombe, Inglaterra, donde su familia se mudó para evitar los constante bombardeos a la ciudad de Londres durante la Segunda Guerra Mundial, pero a pesar de esto la guerra le dejó una huella profunda.


Cuando más tarde se mudó a Londres, se dedicó a explorar su rica historia y a estudiar en la Real academia de arte de St. Martin. Su entrenamiento como artista gráfico lo llevo a escribir libros de ilustraciones a las que, más tarde, les dio un buen uso cuando entró a trabajar en un teatro confeccionando una serie de artefactos para los escenarios.


Fue entonces que publicó su primer libro que contiene todo un instructivo de cómo hacer tan variados objetos. Siempre nos decía que la escuela de arte le enseñó a ver y a pensar más creativamente en vez de una forma académica estructurada. El hacer toda clase de objetos utilizando sus múltiples herramientas, fue una de sus grandes pasiones y lo que lo entretuvo hasta el final de sus días.


Estando en el teatro se dedicó también a dibujar las caras de los personajes que actuaban en él, lo que le hizo aprender sobre la psicología y el carácter de las personas esto, más tarde, le ayudó a darle un marco de referencia al hacer sus horóscopos.


Cuando tuvo que hacer su servicio militar eligió trabajar en un hospital de psiquiatría donde observó el comportamiento humano y aprendió mucho sobre la vida y la muerte.


Más tarde, su amor por el arte, lo llevo a obtener una beca en la Royal Academy of Arts.

Su entusiasmo por los telescopios desarrolló en él un gran interés por la astrología. Exploró las dimensiones filosóficas y esotéricas de varias religiones lo que le hizo darse cuenta que sólo existe una sola enseñanza y que es universal. Cuando estudio en la escuela de Gurdjieff y Ouspensky encontró a un amigo que lo invito a su pequeño grupo de astrología y lo introdujo a la Kabbalah y al diagrama del Árbol de la Vida.


Debido a esto, Warren comenzó a recordar su herencia judía, encontrando en esta tradición sus enormes tesoros y su mitología oculta. Fue ahí donde reconoció el diagrama del Árbol de la Vida y en él, un marco de referencia del macro y el microcosmos. Fue en este grupo donde, al extender este diagrama lograron ver el despliegue de los cuatro Mundos y nombraron a este nuevo diagrama La Escalera de Jacob, mismo diagrama que es lo distintivo de nuestra escuela. Para Warren el escribir y enseñar la Kabbalah, se convirtió en su propósito de vida.


Comenzó a escribir sobre la Kabbalah a principios de los años 70, en sus libros podemos ver y estudiar una gran cantidad de diagramas del Árbol de la Vida y de la Escalera de Jacob y en este último diagrama reconocer los Mundos de la acción, la formación, la creación, el espíritu y las emanaciones Divinas en los términos del cuerpo, la psique, el espíritu y los elementos Divinos en el ser humano. Esta ha sido una de las más grandes contribuciones que Halevi ha aportado a la Tradición Kabbalística al llenar estos diagramas con una inmensa información acerca de muy variados temas que colocó en las Sefirot y en las triadas de los mismos.


Al estudiar las otras escuelas del alma, tuvo la oportunidad de conocer algunos de sus maestros, esto enriqueció su entendimiento al comprender que todas las formas de la enseñanza son sólo una y que a través de los siglos muchas de ellas se han adaptado a su tiempo, cultura y lugar.


La misión específica de Halevi, fue la de actualizar la Tradición de la Kabbalah al reconocer la necesidad de aclarar su complejidad y la mistificación que se ha acumulado a través de los siglos aplicando sus enseñanzas y sus principios universales a la psicología, la astrología, la religión y la ciencia. El eje central de su enseñanza se basa en la práctica de la Kabbalah y de la experiencia personal. Todo su legado es un sistema integral y un método de trabajo contemplativo


Su trabajo con la Escalera de Jacob revela como el Mundo físico, psicológico, espiritual y Divino interactúan de modo que nosotros, como los órganos de la Percepción Divina, podamos “Ayudar a Dios a contemplar a Dios”.


En todos estos años, mientras escribía acerca de la Kabbalah, mantuvo un grupo de enseñanza en Londres, todos los jueves en su “icónico” estudio lleno de diagramas, objetos sagrados y anaqueles atestados de objetos esotéricos y por supuesto rodeado de sus amados telescopios. Este mismo estudio se mudó con él a todos los lugares en los que vivió. Warren decía: “Continuaré con mi misión hasta que sea llamado al mundo del más allá. Ahí, espero, encontraré a mis compañeros de la Luz, así como con la versión etérea de mi estudio terrenal donde pueda leer todos los libros que no me dio tiempo de leer en vida”.


Sus enseñanzas han sido marcadas por la relevancia de su experiencia en la historia y de su vital sentido del humor insertado en la cultura judía. Sus chistes son memorables.


Por más de 50 años impartió cursos y conferencias en otras escuelas tales como: la Sociedad Teosófica y la Academia Temenos de las cuales fue miembro honorario.

Enseño en muchos países de Europa y Latinoamérica y en varios estados de la Unión Americana. En México, Japón, Israel, Sudáfrica y Egipto. También guió grupos durante los peregrinajes que la Kabbalah Society organizó a los lugares sagrados donde floreció la Kabbalah.


La escuela que fundó Halevi, la Sociedad de la Kabbalah de la Tradición Toledana, refiere su nombre al linaje de la Kabbalah Clásica de España que floreció en el Toledo medieval y especialmente durante el reinado de Alfonso X El Sabio, donde los judíos, los cristianos y los musulmanes compartían e intercambiaban sus ideas durante este periodo de paz y aceptación.


Con su discernimiento acerca de la astrología y sus conocimientos de la Kabbalah, Halevi, aconsejó a muchas personas usando sus horóscopos, lo que les ayudaba a entender más acerca de sí mismos y de su situación en la vida.


Escribió 17 libros de Kabbalah entre los que se encuentra una visión de la historia del mundo, algunos más de astrología y una novela “El Ungido” que han sido traducidos a varios idiomas. La mayoría pueden adquirirse en e-book.


Halevi fue muy amado por sus estudiantes y sus amigos en todo el mundo dejándonos un enorme vacío. Siempre será recordado y extrañado.


El mundo ha perdido a un gran hombre de sabiduría y visión.

Lo sobrevive su esposa Rebeca, con quien estuvo casado durante 33 años.


Traducción al español de Blanca Rosa Domínguez y María Luisa de la Rosa.

14 vistas0 comentarios
  • Facebook
  • YouTube

Copyright © 2019 Kabbalah Society México.